La Revista Discover del mes de mayo de 1999, nos presenta un artículo sobre la posibilidad de poder clonar al mamut lanudo. Sin duda la clonación brinda la posibilidad de poder traer al presente especies que han desaparecido por diversas circunstancias en el tiempo.Esta aplicación para la clonación ya ha sido planteada. En éste artículo se menciona algunos principios en el tema de reproducción que es importante mencionar.

Para realizar este estudio es importante hallar ovocitos o espermas viables principalmente. John Crister, investigador en el área de Medicina Comparativa, Criobiología y Biología Reproductiva ha transplantado tejido ovárico de elefantes en ratones, logrando de estar forma que los roedores produjeran óvulos de paquidermos planteando una posible vía para obtener un embrión.

El grupo de investigación Japonesa liderado por Kazufumi Goto plantea dentro de sus estudios en el área de reproducción que el espermatozoide al quedar fijo a la membrana del óvulo éste deja de moverse; al fusionarse las membranas ese espermatozoide es rodeado por el óvulo y la cola se corta. Es notable esta observación porque se planteaba anteriormente que el espermatozoide entra en el óvulo a través de su propio movimiento, Goto infiere que al ingresar al óvulo el espermatozoide ya esta muerto.

A través de esta observación se realizaron experimentos con espermatozoides muertos con la ayuda de Akihiro Kinoshita. En estos experimentos Kinoshita congeló y descongeló espermatozoides de ratas hasta que se desgarraron sus membranas y perdieron su metabolismo (es decir estaban muertos). La integridad genética de estos espermatozoides no se veía afectada incluso se realizaron congelaciones y descongelaciones hasta 20 veces y el ADN espermático seguía sin romperse pero cuando se intentó inyectar el esperma muerto en óvulos de rata fracasaron miles de veces.

Sin embargo no desistieron en estos ensayos y determinaron que los óvulos de rata eran demasiado frágiles. Para corregir esto se emplearon semen y óvulos de vaca. Esta vez el resultado fue diferente un día Kinoshita  dijo: “Parece que algo pasa”. El óvulo había comenzado a dividirse convirtiéndose en un embrión, observándose cuatro células al microscopio donde antes había dos. Finalmente Kinoshita implantó esas unidades biológicas en una vaca y ésta quedó preñada en el primer intento.

Este concepto quizás no sea nuevo pero quizás en el área de reproducción animal revoluciona lo que generalmente se cree en el tema de transferencia de embriones en bovinos y puede ser una herramienta en la reproducción de animales en peligro de extinción y extintos. Aunque este último planteamiento genere una serie de debates por  la viabilidad de dedicar esfuerzos en este tipo de estudios donde se generará obviamente un problema para reintroducir o mantener animales que se hayan extinto hace millones de años.