Cuando hablamos de genética no podemos evitar pensar en los estudios realizador por Gregor Mendel, evaluando factores hereditarios en los guisantes que cultivaba en su jardín. Entre algunos factores hereditarios encontrados en los guisantes analizados por Mendel están: el color de las flores, la posición de las flores, la forma de la vaina, la longitud del tallo, color de la semilla, la forma de la semilla entre otras.

Ahora se conoce que todos estos factores hereditarios están determinados por los genes; los genes son secuencias de ADN que codifican las moléculas de ARN directamente involucradas en la formación de enzimas y proteínas estructurales de la célula. Los genes se encuentran arreglados de forma lineal en los cromosomas.

Desde que Mendel descrubrió en su jardín los principios de la genética se ha establecido firmemente que las respuestas del más simple microorganismo al crecimiento, desarrollo y el ambiente está determinado por la expresión programada de sus genes.

Entre los organismos multicelulares la expresión de genes altera los complementos enzimáticos y proteínas estructurales de la célula , permitiendo a la célula diferenciarse. Varias señales internas son requeridas para coordinar la expresión de los genes durante el desarrollo y para permitir que la planta responda a señales ambientales.

Tanto agentes de señalización internos como externos normalmente logran sus efectos por medio de secuencias de reacciones bioquímicas, llamadas vías de transducción de señales, que en gran medida amplifican la señal original y en la última instancia resulta en la activación o represión de genes.

En estudios de genómica se observa que la complejidad del organismo esta directamente relacionada con el tamaño del genoma. Aunque debemos tener en cuenta que no todo el ADN en el genoma codifica para genes. El genoma de los procariotas consiste principalmente de secuencias únicas (genes). Mucho del genoma de eucariotas,  consiste de ADN repetitivo y de ADN espaciador.

Arabidopsis

El tamaño del genoma en plantas es altamente variable, el cual puede variar dentro de un rango de 1.5 x 10*8bp en Arabidopsis a 1 x 10*11bp en Trillium. El genoma de las plantas contiene alrededor de 25,000 genes, en comparación con el genoma de la Drosophila que contiene 12,000 genes.

Fuente:

Taiz L, Zeiger E (2003) Gene Expression and Signal Transduction en Capítulo 14 de Plant Physiology,  3ed., Sinauer.