El sarampión es una enfermedad que abarca una diversidad de síntomas muy característicos; básicamente es una enfermedad febril grave. El periodo de incubación dura de 7 a 18 días. Los síntomas de la enfermedad se observan a los 9 – 11 días después de la exposición, con tos, rinitis, conjuntivitis fiebre y fotofobia. La infectividad de esta enfermedad es máxima a lo largo de este periodo. Después de uno a tres días de la enfermedad, aparecen las típicas lesiones de las membranas mucosas conocidas como manchas de Koplik las cuales son pequeñas machas de un color gris-blanco rodeado por un eritema (se describen como granos de sal). Casi siempre se localiza en la mucosa bocal junto a los molares, aunque también puede encontrarse en otras membranas mucosas, como las conjuntivas y la mucosa vaginal. Estas lesiones persisten por 24 a 48 horas y su aparición en la cavidad bucal permite establecer el diagnóstico de sarampión.

Manchas de Koplik

Dr. P Marazzi / Science Photo Library

Aproximadamente entre 12 y 24 horas de la aparición de las manchas de Koplik comienza a formarse los exantemas típicos del sarampión debajo de las orejas, el cual se extiende por todo el cuerpo. El exantema es maculopapuloso y suele ser muy extenso. El exantema, tarda de uno a dos días en cubrir todo el cuerpo y desaparece por el mismo orden en que apareció en el organismo. La fiebre elevada debilita al paciente el día de la aparición del exantema.

Entre las complicaciones tenemos la neumonía, que causa aproximadamente el 60% de las muertes causadas  por el sarampión (Murray, Rosenthal, Pfaüer 2006).Existe una relación entre este tipo de complicaciones con el estado físico del pacientes ya sea que padezca de desnutrición y en edades extremas de la vida. En los pacientes con neumonía asociada al virus del sarampión en común que surja una infección bacteriana secundaria.

Otra posible complicación del sarampión es la encefalitis, que puede llegar a afectar hasta el 0.5% de los infectados y ser mortal en el 15%  de los casos (Murray, Rosenthal, Pfaüer 2006). La encefalitis no suele aparecer durante la fase aguda de la enfermedad, sino hasta los 7 a 10 días después de haber comenzado. Entre las causas de esta encefalitis están las reacciones inmunopatológicas, asociado a un proceso de desmielinización de las neuronas.

También tenemos la panencefalitis esclerosamente subaguda, la cual es una secuela neurológica tardía del sarampión muy grave. Los programas de vacunación ha ayudado a disminuir la incidencia de la PEES. Esta enfermedad aparece cuando sobrevive un virus defectuosos del sarampión en el cerebro, actuando como un virus lento, el cual puede multiplicarse y diseminarse de una célula a otra, sin liberarse. Esta enfermedad puede aparecer 7 años después del sarampión clínico

Existe casos de sarampión atípico en sujetos vacunados con la vacuna inactivada, los cuales posteriormente contrajeron una infección por el virus. Existe la posibilidad que la sensibilización previa insuficiente estimule la respuesta inmunopatológica como consecuencia de la exposición al virus del sarampión epidémico; presentando una mayor intensidad del sarampión en este caso.

Fuente:

Murray PR, Rosenthal KS, Pfaüer MA  (2006) Microbiología Médica, 5ta Ed., Madrid, España: Elsevier España S.A.