Vista de un loro (Amazona ochrocephala) desde mi balcón, estas aves son propensas a sufrir de las infecciones descritas en este artículo/ Lizzi Herrera

El ser humano se encuentra en contacto día a día con las aves, ya sea en el parque, en sus casas, en su lugares de trabajo pero no muchos conocen sobre las enfermedades que pueden afectar a estos animales y cuales pueden llegar a ser zoonóticas.

Existe alrededor de 20 enfermedades en aves que son zoonóticas entre ellas puede haber diversos microorganismos entre los que destacan:

Las enfermedades Bacterianas donde los agentes causales pueden formar parte de la flora normal que bajo ciertas circunstancias  pueden generar una infección.

  • En general, las infecciones bacterianas en loros están asociadas con bacterias gram negativas. Los signos clínicos varían de acuerdo a la parte anatómica afectada. Por ejemplo podemos mencionar la diarrea que surge de una enteritis, secreción nasal de la sinusitis, disnea de la neumonía, tejido inflamado o un absceso de infecciones en la piel entre otras. Un diagnostico se realiza a través de una biopsia o un estudio citológico del área afectada que debe  mostrar  las bacterias dentro de las células blancas. También puede emplearse como diagnóstico, los cultivos aeróbicos y anaeróbicos del área afectada que muestran en el medio un crecimiento que debe ser consistente con los signos clínicos observados en la ave. Como diagnóstico auxiliar se puede aplicar un análisis sanguíneo donde se realice un conteo de las células sanguíneas.
  • Clamidiosis (Psitacosis): En este caso el agente causal de la enfermedad es Chlamydophila psittaci. En la clamidiosis hay varios signos clínicos variables los cuales puede abarcar desde la disnea,  biliverdinuria, anorexia y letargo. El diagnóstico se puede hacer de diferentes formas ya que existe una variedad de pruebas incluyendo el análisis de antígenos en heces (sondas de ADN, ELISA), en sangre (sondas de ADN) y pruebas de anticuerpos  en suero (IFA y EBA). En el caso de que se obtenga un resultado positivo en el análisis de antígeno en heces, sugiere que el ave está excretando el organismo en las heces  y que es contagioso. Un resultado positivo en análisis de antígeno en sangre sugiere que el microorganismo se encuentra en el sistema ciruclatorio y que el ave se encuentra en una infección activa. En el caso de los análisis del suero este nos indica si el ave estuvo en contacto con el agente patógeno mas no necesariamente si actualmente está infectado. Otros diagnósticos auxiliares pueden ser el conteo de células sanguíneas, radiografías, perfil químico (pruebas que incluyan AST, LDH y ácidos biliares).
    El tratamiento sugerido es deoxiciclina. Como esta enfermedad es zoonótica se puede transmitir al ser humano y por lo tanto deben consultar un médico si su mascota obtiene un resultado positivo a este patógeno.
  • Clostridiosis: En esta enfermedad el agente causal es el Clostridium spp.  Esta bacteria es anaeróbica  que puede presentar signos clínicos como olores fétidos en la diarrea, el cual puede estar acompañado con gas. Para diagnosticar esta enfermedad, se requiere realizar una tinicón de gram a las heces; en caso positivo observaremos bacterias gram positivas relativamente grandes de aproximadamente  3 micrones. En ocasiones observaremos esporas en el centro o al final del bacilo. También puede realizarse un cultivo.
    Como tratamiento se indica clindamicina o otra drogas que sean efectivas contra microorganismos anaeróbicos.

Periquitos (Brogoteris juglaris) que visitan mi balcón / Lizzi Herrera

También puede haber enfermedades causadas por hongos:

  • Aspergilosis: El agente causal es el Aspergillus flavus o fumigatus. Los signos clínicos incluyen disnea o pérdida de voz. Esta enfermedad puede ser diagnosticada a través de pruebas serológicas para detectar anticuerpos y antígeno para Aspergillus, electroforesis del plasma, radiografías, endoscopía rígida para visualizar alguna masa en los sacos aéreos o en la bifurcación de la tráquea y por cultivo que evidencien presencia del hongo. Entre los diagnósticos auxiliares está el conteo de células sanguíneas.
    Como tratamiento para la aspergilosis, están las medicaciones antifúngicas como itraconazole, ketaconazole o anfotericina – B. El intraconazol esta contraindicado para el loro gris Africano, en este caso se debe emplear un tratamiento alternativo.
  • Candidiasis: El agente causal es el hongo Candida albicans. Los signos clínicos pueden ser regurgitación, diarrea, anorexia, retraso en el vaciamiento del buche y un olor agridulce en el contenido del buche.
    El diagnóstico se realiza a través de la tinción de gram a partir de las heces o a partir del buche donde se observen teñido en violeta al organismo con una morfología de células levaduriformes con más de tres células con brotes por campo con un aumento de 40X.
    El tratamiento sugerido en casos de candidiasis incluyen niastatina (actúa a nivel tópico en todo el tracto gastrointestinal) o ketoconazol si la infección es severa y ha invadido la mucosa.

Periquitos (Brogoteris juglaris) junto a un Azulejo (Thraupis episcopus)/ Lizzi Herrera

También en estas aves pueden adquirir enfermedades virales como:

  • Enfermedad del pico y las plumas de los psitaciformes (PBFD): El agente causal es un circovirus. Los signos clínicos incluyen distrofia y pérdida de las plumas y a veces necrosis en el pico. Las especies del viejo mundo (cacatúas, cockatiels, loro agapornis, loro gris africano) son las especies más susceptibles a este virus. El PBFD puede tener un tiempo largo de incubación. Las aves pueden infectarse y diseminar el virus a otras aves mientras luce clínicamente normal por años. El diagnóstico se realiza a través de análisis de sangre utilizando pruebas que emplen sondas para ADN y/o hibridización in situ al ADN en una biópsia del folículo de una pluma.
    Actualmente no existe un tratamiento. Se ha descrito recientemente en periquitos el virus PBFD-2, en el cual las aves se recuperan de la enfermedad. La prueba para analizar el PBDF-2 está disponible. Un rápido diagnóstico significa un mejor pronóstico.
  •  Virus del Polioma: El agente causal de esta enfermedad es el polioma virus. Las aves jóvenes son afectadas usualmente, pero también puede afectar a aves adultas. Los signos clínicos en la mayorías de las especies de loros (a excepción de los periquitos) son: retraso en el vaciamiento del buche, anorexia, letargo y hemorragias subcutáneas.
    La prueba definitiva ante la sospecha por los signos clínicos es la detección en heces del ADN viral o a paritr de tejidos de necropsia.
    No existe tratamiento. Hay disponible en el mercado una vacuna para loros. Se administran dos vacunas cada dos semanas para una protección óptima. Las aves tienen una máxima protección a las 2 semanas de la segunda vacuna. La primera vacuna se administra generalmente a los 35 días de edad, aunque se puede comenzar a una menor edad si es necesario.
  • La enfermedad de Pachecho: El agente causal es un virus herpes. Los signos clínicos incluyen una muerte súbita y en la necrosia se observa hígado grande y oscuro.
    El diagnóstico se realiza a través un ensayo de anticuerpos fluorescentes a partir del hígado de la necropsia. Los ensayos para anticuerpos en el suero están disponibles y los resultados positivos indican que el ave ha estado expuesta, pero un resultado positivo no diferencia entre una infección activa o latente. Una prueba negativa a anticuerpos puede ocurrir en aves con la enfermedad en curso.
    No existe tratamiento pero la mortandad puede disminuir ante un brote si se administra una droga la aciclovir al resto de la bandada.
  • Síndrome de Dilatación Proventricular (PDD): El agente causal es un virus de 89 micrones no definido. Los signos clínicos incluyen una severa pérdida de peso a pesar de un voraz apetito, alimento sin digerir, retraso en el vaciamiento del buche o poco o ningún movimiento del buche.
    El diagnóstico definitivo para esta enfermedad se realiza a través de una biopsia del buche donde se aplicaran técnicas histopatológicas para determinar si hay ganglioneuritis linfoplasmocítica.
    No existe tratamiento. En las radiografías se puede observar proventriculitis dilatada lo cual es un diagnóstico sugestivo, pero varias enfermedades en aves pueden causar este signo clínico por lo que no es un diagnóstico definitivo para PDD.

Brogoteris juglaris/ Lizzi Herrera

En este tipo de aves existe enfermedades causadas por organismos que aún no se han clasificado entre ellas podemos mencionar:

  • Lesiones cloacales papilomatosas: Se cree que el agente causal es un virus herpes. Los signos clínicos incluyen masas verrugosas en la cloaca y a veces en diversos sitios del sistema gastrointestinal como la cavidad oral.
    El diagnóstico se realiza visualmente o a través de una biopsia.
    Existe varios tratamientos incluyendo cauterización química con nitrato de plata en la mitad de la lesión, rotando los lados semanalmente hasta que desaparezca; como un tratamiento sugerido. Pero la enfermedad no se considera curable. Si la enfermedad de hecho  es causada por un virus herpes, el aciclovir puede servir como tratamiento.
  • Megabacteria: El agente causal es un organismo de 90 micrómetros de largo, se cree que puede ser un hongo. Los signos clínicos pueden incluir regurgitación o ningún signo visible.
    El diagnóstico se realiza a través de la observación del organismo en una tinción de gram de las heces o un frotis directo histopatológico de una biopsia/necropsia.
    El tratamiento para esta enfermedad es anfotericina – B.

Fuente:

Ballard B, Cheek R (2001) Exotic Animal Medicina for the Veterinary Technician, Iera Ed., Iowa: Ed. Blackwell Publishing Company