Reseña sobre María Tifoidea

María Tifoidea (Mary Typhoid) se ha convertido en un clásico ejemplo sobre la condición de un portador crónico. Los hechos se dieron a comienzos del siglo XX, en Long Island en la cuidad de Nueva York dónde María fungía como cocinera en varias casas de huéspedes e instituciones convirtiéndose en un foco de infección a un gran número de personas.

El gran número de brotes de fiebre tifoidea generan una investigación extensiva por parte del Dr. George Soper, donde se determinó que la posible  fuente de contaminación era María.  Entonces se procede a realizar un análisis bacteriológico de su heces y en efecto presentaron un elevado número de la bacteria Salmonella typhi, el agente causal de la fiebre tifoidea.

La raíz de la condición de portadora crónica en María radicaba en el hecho de que probablemente su vesícula biliar estaba infectada y los microorganismos se excretaban continuamente desde allí al intestino.

Ante esta situación la autoridades sanitarias le ofrecieron extirpar la vesícula biliar, pero María rechazó la operación y para evitar que siguiera siendo una fuente de contaminación fue llevada a prisión, donde estuvo alrededor de 3 años recluida fue liberada bajo el compromiso de que no volvería a cocinar ni a manipular alimentos para otras personas y que se reportaría a las autoridades sanitarias cada tres meses.

María lastimosamente desapareció rápidamente y cambió su nombre y volvió a ser cocinera en hoteles, restaurantes y sanatorios dejando un evidente rastro de fiebre tifoidea. A los cinco años fue capturada nuevamente por las investigaciones realizadas por la nueva epidemia que se dio en un Hospital de Nueva York. Nuevamente María es arrestada y conducida a prisión, donde permaneció bajo custodia en la Isla de North Brother en el río East de la ciudad de Nueva York.

Fuente:

Madrigan MT, Martinko JM, Parker J (2004) Biología de los Microorganismos, 10ma Edición, Southern Illinois, University Carbondale: Ed. Pearson Prentice Hall