La Prensa/ Ana Rentería

Siempre creí que la explotación de petróleo en Panamá nunca pasaría de ser una leyenda urbana. Sin embargo hace unos

días leo en los periódicos que en el Darién, específicamente en  Garachiné-Sambú  y la cuenca de Bayano-Chucunaque-Atrato contienen pontencialmente cuatro bloques de área explotable.

El primer bloque se encuentra específicamente en el océano Pacífico y la segunda en tierra firme. Ambas áreas fueron delimitadas de tal manera que no atraviesan áreas ambientalmente protegidas ni comarcas indígenas. Dentro del informe  entregado por la empresa OTS se desprende que la cuenca de Garachiné-Sambú tiene un potencial recuperable de hidrocarburos de entre 173 millones y 743 millones de barriles, con una media probable de 491 millones de barriles.

En el caso de la cuenca de Bayano-Chucunaque-Atrato se estima que existen depósitos potencialmente recuperables de entre 123 millones y 502 millones de barriles con una media probable de 304 millones de barriles.

Unos 87 años atrás, la empresa estadounidense Gula perforó el pozo ubicado en Garachiné-Sambú y por razones desconocidas, meses más tarde decidió cerrarlo. Al menos desde 1919 existen registros históricos donde se muestra numerosos esfuerzos de empresas petroleras por encontrar el líquido. La primera de ellas fue la compañía Sinclair que realizó una perforación de mil 625 pies en Bocas del Toro.

Finalmente se perforaron otros 35 pozos en el país en diversas áreas, sin embargo se ha obtenido poca cantidad y el bajo precio del petróleo crudo al momento de las exploraciones desalentaron a las empresas. En la década de 1950 se hicieron algunas perforaciones cuando Delhi Petrolera exploró el área de Chucunaque en Darién, donde se perforó 5 pozos. En 1989 la empresa Indira Oil and Gas realizó esfuerzos infructuosos en el Golfo de Panamá.

No entraré a especular sobre las posibilidad de una explotación petrolera en el área, ni de las opciones económicas para el país en cuanto al precio de los hidrocarburos pero si es interesante para mi presentar las opciones industriales para el petróleo crudo y consecuencias concretas ambientales de la explotación. Empecemos conociendo como se forma este recurso no renovable de energía.

El yacimiento mostrado está atrapado entre una capa de roca no porosa y un domo salinífero. Como no tienen espacio para expandirse, el gas y el petróleo crudo están bajo una gran presión, y tienden a brotar de forma violenta por el agujero perforado. (Fuente: Enciclopedia Encarta 2002).

El petróleo se forma bajo la superficie terrestre por la descomposición de organismos marinos y en menor medida de los organismos terrestres arrastrados al mar por los ríos o por las plantas que crecen en los fondos marinos. Todo esto se mezcla con las finas arenas y limos que caen al fondo en las cuencas marinas.  El proceso comenzó hace muchos millones de años, cuando surgieron los organismos vivos en grandes cantidades, y continúa hasta el presente. Los sedimentos se  van haciendo más espesos y se hunden en el suelo marino bajo su propio peso. A medida que se van acumulando depósitos adicionales, la presión sobre los situados más abajo se multiplica por varios miles, y la temperatura aumenta en varios cientos de grados. El cieno y la arena se endurecen y se convierten en esquistos y arenisca; los carbonatos precipitados y los restos de caparazones se convierten en caliza y los tejidos blandos de los organismos muertos se transforman en petróleo y gas natural.

Una vez formado el petróleo, éste fluye hacia arriba a través de la corteza terrestre porque su densidad es menor que la de las salmueras que saturan los intersticios de los esquistos, arenas y rocas de carbonato que constituyen dicha corteza. El petróleo y el gas natural ascienden a través de los poros microscópicos de los sedimentos. Con frecuencia acaban encontrando un esquisto impermeable o una capa de roca densa. El petróleo queda atrapado, formando un depósito. Sin embargo, una parte significativa del petróleo no se topa con rocas impermeables, sino que brota en la superficie terrestre o en el fondo del océano. Entre los depósitos superficiales también figuran los lagos bituminosos y las filtraciones de gas natural.

En el caso de que se obtenga petróleo crudo pasará por diversos procesos y operaciones básicas de refinado, los cuales se clasifican en: separación, conversión, tratamiento, formulación y mezcla, operaciones auxiliares y operaciones fuera de proceso.

  • Separación: El petróleo crudo se separa físicamente, mediante fraccionamiento en torres de destilación atmosférica y de vacío, en grupos de moléculas de hidrocarburos con diferentes intervalos de temperatura de ebullición, denominados “fracciones”.
  • Conversión: Los procesos de conversión más utilizados para modificar el tamaño y/o la estructura de las moléculas de hidrocarburo son las siguientes:
    • Descomposición mediante hidrocraqueo, craqueo térmico y catalítico, coquización y ruptura de viscosidad,
    • Unificación mediante alquilación y polimerización;
    • Alteración con isomerización y reforma catalítica,
    • Tratamiento, para eliminar impurezas y otros costituyentes que afectan negativamente a las propiedades de rendimiento de los productos acabados  o reducen la eficacia de los procesos de conversión. El proceso de tratamiento implica reacciones químicas y separación física, como disolución, absorción o precipitación, mediante varios procesos y combinación de procesos. Entre los métodos de tratamiento se pueden mencionar la eliminación o separación de componentes aromáticos y naftalenos, y la eliminación de impurezas y contaminantes indeseables. Se utilizan compuestos desmercaptanizantes y ácidos para desulfurar el petróleo crudo antes del procesado y para tratar los productos durantes y después de este. Otros métodos son la desalinización del crudo, la extracción química de mercaptanos, el tratamiento con ácidos, el contacto con arcilla, la hidroesulfuración, el refino de disolventes, el lavado cáustico, el hidrotratamiento, el secado, y la extracción y el desparafinado de disolventes.

Organigrama de una refinería - OSHA 1996

    • La formulación y mezcla, es el proceso consistente en mezclar y combinar fracciones de hidrocarburos, aditivos y otros componentes para obtener productos acabados con unas propiedades específicas de rendimiento idóneo.
    • Las operaciones auxiliares de refino, son necesarias para dar soporte al procesado de los hidrocarburos como la recuperación de residuos ligeros; la eliminación del agua amarga; el tratamiento y refrigeración de residuos sólidos, aguas residuales y agua de proceso; la producción de hidrógeno; la recuperación de azufre, y el tratamiento de gases ácidos y gas residual. Otras funciones del proceso son la provisión de catalizadores, reactivos, vapor de aire, nitrógeno, oxígeno, hidrógeno y gases combustibles.

Todas las refinerías tienen una multitud de instalaciones, funciones, equipos y sistemas que dan soporte a las operaciones del procesado de los hidrocarburos. Las operaciones de soporte habituales son la generación de calor y energía; el movimiento de productos; el almacenamiento en depósitos; la expedición y manipulación; las llamas y sistemas de descarga de presión; los hornos y calentadores; las alarmas y sensores, el muestreo, la verificación y la inspección.

Esta industria como es mundialmente conocido tiene un precio alto en temas ambientales, toda empresa responsable debería velar por los siguientes aspectos:

Efectos de los derrames de petróleo - Exxon Valdez

  • Conservación de la energía: Se deben incluir programas de control de fugas de vapor y recuperación de condensado para conservar la energía y aumentar la eficiencia.
  • Contaminación del agua: Los controles incluyen el tratamiento de las aguas residuales en separadores API e instalaciones de tratamiento subsiguentes, recogidas de aguas pluviales, programas de retención y tratamiento, y de prevención, contención y control de derrames.
  • Contaminación atmosférica: Dado que las refinerías operan continuamente, es importante la detección de fugas, sobre todo en las válvulas y en las conexiones de las tuberías. Entre los controles se incluyen la reducción de emisiones y emanaciones de vapores de hidrocarburos a la atmósfera, programas de estanqueidad de las válvulas y racores de la refinería, programas de sellado de depósitos de techo flotante y de contención de vapores y recuperación de vapores para instalaciones de carga y descarga y ventilación de depósitos y recipientes.
  • Contaminación del suelo: La prevención de la contaminación del suelo y las aguas subterráneas por derrames de petróleo se consigue mediante el empleo de diques y la provisión de drenajes a zonas de contención protegidas específicas. La contaminación por derrames en el interior de las zonas de diques se evita utilizando medidas de contención secundarias, como revestimientos impermeables de plástico o de arcilla para los diques.
  • Respuesta a los derrames: Las refinerías deben elaborar y ejecutar programas de respuesta a los derrames de petróleo crudo, productos químicos y productos acabados, tanto en tierra como en el agua. De su ejecución se encargan empleados con formación específica o entidades y contratistas externos que respondan a la emergencia.

Glosario:

  1.  Esquistos: Grupo de rocas metamórficas de grado medio, notables principalmente por la preponderancia de minerales laminares tales como la mica, la clorita, el talco, la hornblenda, grafito y otro. El equisto contiene más de un 50% de minerales planos y alargados, a menudo finamente intercalado con cuarzo y fedelspato.
  2. Cieno: Lodo blando en el fondo del agua o en sitios bajos y húmedos.
  3.  Arenisca: Roca clástica sedimentaria compuesta de granitos del tamaño de arena agrupados en una matriz de limo o arcilla y más o menos firmemente unida por un material de cementación (generalmente sílice, óxido de hierro o carbonato cálcico); el consolidado equivalente de arena. Las partículas de arena están integradas normalmente por cuarzo, y el término “arenisca” cuando es usado sin cualificación, indica una roca que contiene entre un 85%-90% de cuarzo
  4. Salmueras: Agua con alta concentración de sal disuelta.
  5. Lagos bituminosos: Lago con una mezcla de líquidos orgánicos altamente viscosa, negra, pegajosa, completamente soluble en disulfuro de carbono y compuesta principalmente por hidrocarburos aromáticos policíclicos.
  6. Destilación atmosférica: La destilación atmosférica en la ingeniería del petróleo, es la destilación que se realiza a una presión cercana a la atmosférica. Se utiliza para extraer hidrocarburos presentes de forma natural en el crudo, sin afectar a la estructura molecular de los componentes.
  7. Destilación de vacío: Destilación realizada a baja presión con objeto de evitar altas temperaturas.
  8. Craqueo: Es un proceso químico por el cual se quiebran moléculas de un compuesto produciendo así compuestos más simples.
  9. Coquización: Procceso de desintegración térmica para romper las moléculas grandes en otras más pequeñas con la generación de coque de petróleo.
  10. Alquilación: Proceso de introducción de uno o más grupos alquilo (radical de un hidrocarburo parafínico, derivado de un alcano al que se elimina un átomo de hidrógeno) en un compuesto químico.
  11. Polimerización: Es un proceso químico por el que los reactivos, monómeros, se agrupan químicamente entre sí, dando lugar a una moléculas de gran peso, llamada polímero, bien una cadena lineal o una macromoléculas tridimensional
  12. Isomerización: Proceso químico mediante el cual una molécula es transformada en otra que posee los mismos átomos pero dispuestos de forma distinta. De este modo, se dice que la primera molécula es un isómero de la segunda, y viceversa.

Fuente:

Bullón Mirón F (2006) El Mundo ante el Cenit del Petróleo, Informe sobre la cúspide de la producción mundial de petróleo, Asociación para el estudio de los recursos energéticos.

Krauss RS, Petróleo y Gas Natural, Capítulo 78 en: Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo.

López Guía A (2011) Darién Huele a Petróleo, Suplemento Martes Financiero, La Prensa, Pub.27.09.11 Ed.689.