Virión - Coronavirus/ Wiley (2007)

La inspiración para realizar esta revisión nace al observar en el Documental, “Cazadores de Virus”, los efectos del SARS. Vagamente recordaba haberla escuchado mencionar en alguna clases de microbiología. Por ello deseo compartir las generalidades y sobre todo de las características del agente causal de esta enfermedad respiratoria: el Coronavirus.

El nombre de Coronavirus hace referencia a la estructura del virión, cuyos peplómeros (13 nm) se proyectan en la envoltura viral y asemejan una corona solar. Los peplómeros juegan un importante rol la neutralización de la respuesta inmune celular. Estos virus son la segunda causa del resfriado común detrás del  rinovirus. En el 2002 se reporta un brote del síndrome respiratorio agudo grave mejor conocido como SARS en la provincia de Guangdong, en el sur de China, extendiéndose a Hong Kong y al resto del mundo. El serotipo específico que causó este brote fue el COV-SARS.

El genoma del Coronavirus esta constituido por RNA de simple cadena, sentido positivo (+), el cual esta rodeado por una envoltura que incluye una bicapa lipídica derivada del retículo endoplasmático rugoso. Los viriones miden entre 80 a 160 nm de diámetro. Las glucoproteínas de la superficie de la envoltura tienen el aspecto de proyecciones en forma de bastón que aparecen como un halo alrededor del virus. La cubierta en forma de corona formada por las glucoproteínas le permite soportar las condiciones del tubo digestivo y diseminarse por vía feco-oral.

Tiene un genoma de 33 kb, se asocia a la proteína N para formar una nucleocápside helicoidal. El genoma se traduce para producir una poliproteína que se hidroliza y origina una polimerasa de ARN dependiente de ARN. La polimerasa genera un molde de ARN de cadena negativa. A continuación, la proteína L utiliza este molde para replicar nuevos genomas y producir entre cinco y siete moléculas individuales de ARN mensajero que codifican una de las proteínas virales. La fabricación de estas moléculas individuales también podría favorecer sucesos de recombinación entre los genomas virales y, en consecuencia, la diversidad genética.

Los viriones contienen las glucoproteínas E1 y E2, así como una nucleoproteína vírica N; así mismo, algunas cepas contienen una hemaglutinina-neuraminidasa E3. Las glucoproteína constituye el objetivo de los anticuerpos neutralizantes. Las glucoproteína E1 es una proteína transmembrana .

El genoma viral del Coronavirus posee en su extremo 5' una cap metilada y en el extremo 3' una cola poliadenilada / Wiley (2007)

Los coronavirus en las vías respiratorias infectan las células epiteliales. La infección se localiza en las vías respiratorias superiores debido a que la temperatura óptima para la proliferación vírica es de 33° a 35°C . Lo más probable es que el virus se transmita a través de gotas aerolizadas y en gotas de mayor tamaño. Las infecciones tiene un periodo de incubación promedio de 3 días y puede reagudizar en un trastorno pulmonar crónico preexistente, por ejemplo el asma o la bronquitis y en ocasiones puede originar una neumonía.

La enfermedad producida por coronavirus aparece esporádicamente o en brotes durante los meses de invierno y primavera. En cada brote predomina una cepa. Los resultados de estudios serológicos han mostrado que los coronavirus provocan aproximadamente entre un 10% y 15% de las infecciones de las vías respiratorias superiores y las neumonías en el ser humano. La detección de anticuerpos frente a coronavirus es habitual en la edad adulta, aunque se suele producir reinfecciones a pesar de su presencia en el suero.

El SARS es una forma de neumonía atípica caracterizada por fiebre elevada (arriba de 38°C), escalofríos, rígidez, cefaleas, mareos, malestar general, mialgias, tos o dificultades respiratorias y antecedentes de exposición a una persona o lugar asociado a este síndrome a lo largo de los 10 días anteriores. Hasta un 20% de los pacientes presenta también diarrea. Es muy probable que el virus COV-SARS se transmita en gotículas respiratorias, también se encuentra en el sudor, la orina y las heces.

El brote de SARS del año 2002 se extendió a Hong Kong a través de un médico que había colaborado en la epidemia inicial, atendiendo a los pacientes, por lo que contrajo la enfermedad y murió. Posteriormente se extendió a Vietnam, Singapur, Toronto y Estados Unidos a través de viajeros que se hospedaron en el mismo hotel, en el cual se encontraba el doctor. La morfología vírica en el microscopio electrónico y los resultados de la RT-PCR demostró la pertenencia del virus a los coronavirus. Se cree que el virus pasó al ser humano desde un animal criado como alimento. Una alerta global de la Organización Mundial de la Salud motivó la introducción de medidas de contención para limitar la diseminación del virus y controlar el brote. Finalmente se obtuvo un total de los 8000 sujetos infectados y 800 muertos.

Fuente:

Carter J, Saunders V 2007, Virology Principles and Applications, Ed. John Wiley & Sons Ltd. England.

Murray P, Rosenthal K, Pfaüer M 2007, Microbiología Médica, 5ta Edición, Ed. Elsevier, Madrid, España.

Kenneth R, Ray GC 2004, Sherris Medical Microbiology, 4ta Edición, Ed.McGraw-Hill Companies Inc. United States.