Macrófagos Peritoneales

Los macrófagos del tejido conjuntivo, son parte del sistema fagocítico mononuclear. Las células precursoras de los macrófagos del tejido conjuntivo son unidades formadora de colonias de macrófagos o de  los monocitos, que provienen de la médula ósea. Su característica distintiva es la capacidad de fagocitar y almacenar sustancias lo cual conlleva tres divisiones previas antes de ser liberado: monoblasto, promonocito y monocito.

Los fagocitos tienen formas irregulares, son aplanados y con frecuencia exhiben prolongaciones que parecen pseudopodos. Su núcleo de ubicación excéntrica es más pequeño y de cromatina más densa que el del fibroblasto. La organización citoplasmática es particularmente llamativa en las fotomicrografías electrónicas. Además de las organelas celulares habituales hay vesículas pequeñas, vaciolas, filamentos e inclusiones osmiófilas. éstos pueden ser lisosomas primarios, lisosomas secundarios o a menudo también inclusiones, que se han convertido en parte del fagolisosoma o cuerpos residuales.

En la microscopía óptica los macrófagos con frecuencia exhiben un “citoplasma granular”. La inyección in vivo de un colorante vital   (azul tripán, carmín litinado o incluso de tinta china) tiñe selectivamente los macrófagos porque éstas células fagocitan estos colorantes y los almacenan en su citoplasma en forma de gránulos visibles con el microscopio óptico.

Durante los procesos inflamatorios, la mayoría de los macrófagos se derivan de los monocitos sanguíneos. Dentro del tejido, los macrófagos se activan mediante estímulos y cambian dramáticamente su fisiología. En los periodos de fagocitosis muy activa, los macrófagos adquieren un diámetro de unos 20um y son por cierto voluminosos Sus prologaciones citoplasmáticas pueden parecer tentáculos o garfios. Estas células son capaces de desplazarse dentro del tejido conjuntivo por movimientos ameboides.

Los macrófagos se pueden obtener de innumerables fuentes y presentan diferencias bien establecidas en cuento a propiedades funcionales, dependiendo de su fuente de origen. Es posible cultivar grandes cantidades de macrófagos peritoneales en modelos animales a partir de la cavidad peritoneal varios días después de la inyección de agentes estimulantes, como glicógeno, aceite mineral, caseína, caldo de tioglicolato etc.  También pueden cultivarse a partir de los pulmones (por lavado o después de triturar), hígado, bazo o ganglios linfático (después de triturar).

Estas células residentes del peritoneo han sido ampliamente estudiadas y la mayoría de nuestro entendimiento proviene de la investigación en este tipo celular.  Generalmente el número de macrófagos presentes en el peritoneo sin previa estimulación es insuficiente para un experimentos extensivos.

Por ello para estudios a mayor escala se emplean estos agentes que,  incrementan la migración de monocitos dentro del peritoneo aumentando de esta forma el rendimiento. Aunque estos agentes incrementan el número de macrófagos, existe cierta preocupación en relación a si estos agentes afectan la fisiología de estos macrófagos. Una alternativa propuesta en relación a la obtención de grandes número de macrófagos residentes es a través del empleo de Factor estimulante de colonias de Macrófagos (M-CSF) para diferenciar la célula progenitora de macrófagos de la médula ósea en macrófagos maduros en el cultivo.

Las pruebas funcionales y bioquímicas que pueden realizarse son incontables. Las que pueden tener valor en medicina clínica son las de respuestas a quimiotaxinas y linfocinas, su capacidad de ingerir y destruir microorganismos y capacidad de matar células objetivo. La población a estudiar en el hombre se aísla, por lo común, de la sangre periférica (monocitos).

Los macrófagos son conocidos por producir y liberar una variedad de citoquinas, incluyendo Tumor Necrosis Factor (TNF) e interleuquinas, en respuesta a la estimulación por endotoxinas in vivo e in vitro. Niveles de 0.5 ng/mL pueden incrementar significativamente la producción de Interleuquina 6 en macrófagos peritoneales equinos después de solo 6 horas de exposición.

Otro tipo de población de macrofagos son los macrófagos alveolares que utiliza primariamente oxidación fosforilativa aeróbica más que la glicolisis para la obtención de energía. El aislamiento de estas células es mucho más laborioso en relación a otras extracciones debido al gran número de estas células que no son fácilmente de pulmones murinos.

1. Wolfgang Kühnel () Células libres del tejido conjuntivo – Macrófagos, Atlas Color de Citología e Histología, Editorial Medica Panamericana

2. J. Wesley Alexander () Pruebas de la función de los macrófagos, Principios de inmunología Clínica, Editorial Reverté

3. Sigma Life Science (2012)  Cell Culture Manual 2011-2014, Technical Information, SIGMA-ALDRICH, 339.

4. Zhang X, Goncalves R, Mosser DM (2008) The Isolation and Characterization of Murine Macrophages, Curr Protoc Immunol. 2008 November.